Trastornos del sueño: causas y remedios

¿Cuáles son los principales problemas para dormir?

El sueño es un proceso biológico bastante complejo en el que, aunque no estemos conscientes, nuestro cerebro y nuestro cuerpo siguen activos para realizar funciones importantes de regulación y recuperación que repercuten en nuestra salud.

Hay personas que tienen más dificultades para dormir bien, incluso que sufren de insomnio crónico, como también hay quien duerme más tiempo que otros por diferentes factores. ¿Cuáles son?

La edad

Mientras un bebé puede dormir hasta 18 horas diarias, esa cantidad de sueño se va reduciendo con la edad. Entre los veinte años y la tercera edad esta necesidad suele mantenerse constante, pero cuando somos mayores en general nos basta con unas seis o siete horas. Además, el sueño pasa a ser menos profundo y a interrumpirse en más ocasiones.

El género

Por lo general, según algunos estudios, las mujeres tienen más problemas de sueño que los hombres. Por ello son mucho más propensas a buscar y utilizar remedios naturales para dormir bien.

Situación personal

Los hijos, el estrés laboral o académico, los cambios vitales, etc., pueden alterar nuestro descanso. Algunos de los trastornos del sueño más comunes tienen muchísimo que ver con este factor.

Problemas de salud

Ciertas enfermedades pueden afectar a nuestro sueño, incluso por leves que sean. Por ejemplo, si roncas puede ser síntoma de una mala respiración. Eso sí, los ronquidos más fuertes de lo habitual también suelen ser una forma en como se detecta la apnea del sueño. Conviene no dejar de lado enfermedades o dolencias que provocan trastornos del sueño y consultar siempre a nuestro especialista o médico para que nos oriente y nos ayude.

Cambios en la rutina

Cuando alteramos nuestro día a día con turnos diferentes de trabajo, viajes o vuelta de vacaciones, por mencionar algunos ejemplos, tanto dormir como llegar a conciliar el sueño puede costarnos más. En este caso, es vital la mejores en los hábitos del sueño para evitar el insomnio.

Estado de ánimo

Cómo nos sintamos es un factor que repercute de forma importante en la calidad de nuestro sueño, ¡mucho más de lo que imaginamos!

Estos son sólo algunos de los factores que nos afectan y que pueden provocarnos algunos tipos de trastornos del sueño, ya sean más o menos puntuales. Y no siempre podemos poner solución a estas cuestiones a la hora de irnos a la cama. Por eso es importante tomar medidas para propiciar una buena calidad de sueño, ya que nuestro descanso es fundamental para nuestra salud. ¡Evitar las consecuencias de la mala calidad del sue sueño debería ser nuestra principal prioridad!

Cuando esas cuestiones que afectan a nuestro sueño se agravan, se pueden producir problemas de sueño tales como:

  • Problemas de sueño

  • Trastornos del ritmo circadiano

En estos casos en los que los problemas de sueño no son una cosa puntual, siempre es necesario consultar con tu médico. Ya te lo hemos dicho, ¡este tipo de problemas no se consultan con la almohada!

problemas para dormir

¿Cómo afectan los problemas del sueño a la vida de un adulto?

Una mala calidad del sueño no es una cuestión para tomarse a broma. A veces, como hemos visto, puede incluso ser algo recurrente . Por eso, cuando veas afectada la calidad de tu sueño, debes tomar medidas para dormir mejor. ¡Lo notarás en tu día a día! Propiciar un sueño saludable mejora, por tanto, la calidad de vida de las personas. Por eso, los trastornos del sueño no deben subestimarse, sobre todo cuando se repiten constantemente. En este caso, el primer paso es, definitivamente, contactar con un médico. Otras veces, problemas de sueño ocasional se producen en momentos de particular estrés y tensión. Para solucionarlos puede ser un buen primer paso mejorar nuestros hábitos.

Consejos y remedios para los problemas del sueño

Hay muchas maneras de mejorar la calidad de nuestro sueño y, por tanto, ganar en salud. Te contamos algunas pautas de higiene del sueño que te ayudarán a dormir mejor. ¡Toma nota!

  • Nada de cafeína, alcohol o cenas pesadas. Una mala digestión y el consumo de determinadas sustancias nos impiden dormir bien.

  • El deporte, a ser posible, por las mañanas o, como mucho, a media tarde. Lo mejor es no irse activo a la cama.

  • ¡Deja de fumar! Esto debería preocuparte por muchas otras razones, pero también te hace dormir mal, sobre todo si fumas un cigarro antes de dormir.

  • Haz que en tu habitación haya unas condiciones adecuadas: se recomienda mantener una temperatura baja (entre 18 y 19 °C), eliminar fuentes de iluminación y ruido innecesario, elegir colchones y almohadas de buena calidad.

  • Establece una rutina de sueño y vigilia: tu cuerpo necesita regularidad. Mantener un ritmo constante en tu vida te ayudará a planificar las fases de sueño y vigilia y evitará que tengas problemas para dormir.

  • El móvil y la tablet no deben usarse por la noche, al menos, desde dos horas antes de dormir. Ese tipo de pantallas alteran a nuestro cerebro.

  • Date un baño caliente antes de dormir y conciliarás mejor el sueño.

  • Si lo necesitas, haz meditación y tu mente estará más despejada a la hora de dormir.

  • Prueba los remedios naturales para dormir como los suplementos de melatonina, una sustancia producida en nuestro cerebro, que es la principal hormona reguladora del sueño. Puedes tomarla justo antes de acostarte para reducir el tiempo necesario para conciliar el sueño.

En definitiva, lleva un estilo de vida saludable. Si pones un poco de tu parte, tu sueño mejorará notablemente. Los problemas ya llegan solos, ¡lo mejor es no empeñarnos además en atraerlos!

La melatonina ayuda a reducir el tiempo necesario para conciliar el sueno, tomando 1 mg de melatonina pocoantes de ir a dormir.